printedpress

Comunicación

Cinco paradojas de la ¿muerte? de la prensa

6 Abr , 2015  

Como una canción machacona, el discurso del fin de una era se ha colado en el mundo del periodismo y de buena parte de la sociedad: la prensa se está muriendo en medio de una carrera a la que se le intuye el final entre el reajuste tecnológico y editorial.

Sin embargo, la cuestión es: ¿ya demasiado tarde? El asunto es complejo y depende de muchas variables que aún hoy se siguen analizando: la crisis de los mercados y el modelo de la publicidad, la desconfianza de los lectores atraídos por los nuevos canales de información, la falta de agilidad editorial, el atraso técnico, incertidumbres editoriales…

De momento, parece que la alquimia digital no funciona por sí sola. ¿Por qué? Porque la prensa pierde en su propio terreno, el de la información. Y es que la multiplicación de los modos de distribución y difusión han aniquilado sus habilidades históricas que tienen sus raíces en el procesamiento de la información, la ética, el conocimiento de la realidad por temáticas, la proximidad incluso física al lector y su sistema de distribución bastante rodado.

Imitando el modelo de contenido libre apoyado por la publicidad, los medios digitales se han convertido en remolcadores de publicidad que vienen en ayuda de los buques insignia -el papel- ante la falta de combustible (lectores) y financieramente a la deriva.

En definitiva, se podría hablar de cinco paradojas de la prensa que muere:

  1. Industria pesada que no sabe adaptarse. Los principales medios de comunicación ya poseen líneas editoriales, conocimientos, recursos y personal para poner las nuevas tendencias en acción, los equipos de ventas para obtener beneficios económicos y, especialmente, una piscina decreciente de los lectores que, sin duda, sigue siendo importante.
  2. Publicidad: paradoja de un gran malentendido. Inscrita en el ADN de la prensa, la dualidad de la financiación por una doble contribución del lector -el acto de la compra y la exposición a la publicidad- sufrió una forma de esquizofrenia editorial al entenderse en el mundo online que el “periódico era para los anunciantes” básicamente para que hicieran con él lo que quisieran. La cuestión es que en la web se ha perdido esa dualidad y no se cuenta, o rara vez se cuenta, con la experiencia del lector.
  3. El lector en busca de ‘asperezas’ editoriales. Si vamos al quiosco aún sabemos qué línea editorial vamos a encontrar tras las cabeceras que encontramos. En la web, mediante la implementación en busca de un público masivo, los medios han suavizado considerablemente sus asperezas editoriales. En el ágora digital, la prensa ha dejado una silla vacía, dejando al lector en el bullicio de opiniones y minando el sentido de pertenencia. Una paradoja, cuando sabemos que la web se ha liberado el habla y la expresión individual multiplicando las gradas gracias a los blogs y las redes sociales.
  4. La cita perdida de la interactividad. La paradoja es que la web es, sin duda, el medio que ofrece la libertad de crear e innovar en el fondo, la forma y la publicación de la temporalidad. Sin embargo, la mayoría de los sitios están contentos de ocupar el espacio de la prensa con sus mismas limitaciones y las mismas plantillas. En última instancia, se informa en la web como lo habríamos hecho en el papel, pero sin límite de espacio.
  5. Formación: entre la conciencia de cambio y quedarse a medio camino. A pesar de los esfuerzos por unificar los equipos de impresión y web y para construir proyectos multifuncionales, la realidad es que la transformación sigue siendo una utopía.

, , , ,


  • Gerardo

    Muy lúcido el análisis. Destacaría especialmente el periódico es para los anunciantes en versión online. Creo que es su principal error ya que al ser gratuito se ha pasado del concepto lector al de consumidor causando la pérdida de calidad informativa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies