crowdreporting

Comunicación

Del periodismo ciudadano al crowdreporting

9 Nov , 2015  

Para los que odien el sintagma periodismo ciudadano, hay un término alternativo: el crowdreporting. Viene a ser una evolución del primero a consecuencia, sobre todo, de las soluciones técnicas que han permitido gradualmente integrar a cualquier internauta en la construcción de la información y de las noticias que consumimos a diario.

Una evolución tecnológica que pone a todo aquel que posea un smartphone y que presencie cualquier hecho noticiable en el punto de mira de todo aquel que tenga interés en ese hecho.

Realmente, la información siempre ha sido una construcción común, aunque en nuestra historia moderna, las relaciones entre los actores que proporcionan información han cambiado, ya hace tiempo que se alteró el orden de periodistas de medios y periodistas de gabinetes con un tercer actor que se relaciona de tú a tú con ambos: el ciudadano.

La web social ha dado voz a los usuarios, que ahora son capaces de influir en la información y ser fuente primaria de información.

Sus tuits, sus fotos o sus mensajes de Facebook se han convertido en una mina de oro para el periodista, que los usa a menudo para tomar el pulso a la realidad.

Ya no hay meros transmisores de la información, se ha transformado en un bucle que se retroalimenta. Los esquemas de la información y la comunicación que estudiamos en las facultades han perdido validez. Es una construcción común y múltiple.

Este cambio de paradigma ha tenido varios efectos: los periodistas/comunicadores tenemos nuevas fuentes y recursos, y las empresas son más vulnerables frente al riesgo de ver manchada su reputación.

Además de esto, los periodistas hemos perdido, queramos o no, y gradualmente, nuestra función de altavoz y quedamos más a merced de nuestras habilidades para hacer relaciones públicas para vender nuestro plus.

En general, la presencia de múltiples voces para construir nuestras informaciones lleva a la necesidad de adaptarnos a un nuevo estilo también de comunicar.

Los blogs y las redes sociales han traído una pérdida de control en el punto y hora en que los usuarios han tenido la posibilidad de publicar información libremente.

La utilización de la web social para dar sentido a la cacofonía de las redes sociales y el contenido generado por el usuario es un reto: dejar atrás el monólogo y pasar a dialogar. Y como cada reto lleva aparejado un riesgo: compaginar con éxito la fórmula de adquisición, distribución y consumo de información. Nihil novum sub sole, aunque le cambiemos el nombre al asunto.

, , ,


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR