Comunicación

¿Dónde cojones está el periodismo?

27 Ene , 2012  

A raíz de la entrega del Globo de Oro a Kelsey Kramer como mejor actor de televisión por su papel en la serie Boss, descubrí esta serie de Starz Media LLC, que recomiendo encarecidamente a las televisiones patrias que importen sin demora, a caballo entre Los Soprano y El Ala Oeste de la Casa Blanca en versión malvada.

La escena que les traigo y que me sirve de pie a este post con tan explícito título es la siguiente: El gobernador McCall Cullen y el candidato opositor están en campaña. De repente, una fuente anónima hace llegar al gobernador un vídeo de su oponente propinando una paliza a un joven. Tras decidir usarlo en la campaña, lo hacen llegar a la prensa a través de un blog. Un periodista del Chicago Sentinel no las tiene todas consigo sobre la veracidad o no del vídeo y comenta en la redacción su opinión sobre este ejemplo de periodismo ciudadano al que los profesionales creen a veces a pies juntillas.

Vi este capítulo el 24 de enero, el mismo día que se celebra el patrón de los periodistas, qué mejor ocasión para demostrar por qué el periodismo ciudadano (aunque fuese esta vez sin la más mínima intención de serlo) dejaba a algunos profesionales a los pies de los caballos una vez más.
El usuario Alberto Cabello (aka @Pixelillo en Twitter) decidió demostrar lo fácil que era crear un Trendin Topic (TT), o tema del momento en esa red social y lo que empezó como un ejemplo de una cosa, terminó alojado en el servidor de un periódico digital, muy probablemente porque el periodista en cuestión demostró su fe ciega en el dichoso periodismo ciudadano que esta vez ni siquiera era tal.

Captura de pantalla de la noticia publicada en el diario digital ideal.es

Vamos a polemizar un poco. Estoy harto del periodismo ciudadano. Pero no tanto como de los periodistas que han olvidado como se ejerce su profesión y con la milonga del buen ciudadano de a pie que ‘informa’ de lo que pasa a su alrededor no despegan su vista de una pantalla ni son capaces de levantar el teléfono.

¿Cuántos de nosotros se pondrían en manos de un ciudadano dentista para sacarse esa muela que les está matando de dolor? ¿Y de un ciudadano piloto? ¿Quizás un ciudadano policía? O mejor ¿Qué tal un  juez ciudadano dictando sentencia? Si la respuesta es que no lo haría ¿Por qué los ciudadanos sí pueden ser periodistas?

Ojo. Que nadie se lleve a engaño. Yo soy el primero que como ciudadano o como profesional de la comunicación, busco la información más fidedigna sobre cualquier tema concreto, siempre elegiré aquella que me aporte un experto (blogger, forero o bibliotecario) antes que la que me ofrece cualquier mass media. ¿Por qué? Porque los ciudadanos expertos, que estos sí que existen, son fuentes con información y ésta, tal y como defendía Javier Monjas, no es una democracia, es poder. Tratemos a los ciudadanos como fuentes, démosles el rigor a las que lo merecen y dejemos que los periodistas ejerzan la profesión.

, ,


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR