Los medios de comunicación frente a la monetización de la mediocridad

Comunicación

Los medios de comunicación frente a la monetización de la mediocridad

5 Oct , 2015  

Hubo un momento en que el lector era rey y los medios de comunicación se desvivían por aportar su valor añadido para vender su contenido. Este valor añadido era, como mínimo, la información veraz, la reflexión y la puesta en perspectiva.

Cierto es que este periodismo se dio en un tiempo muy lejano, antes de cambiar de objetivo: equiparar el contenido y su valor añadido a la búsqueda de la atención de los lectores para vender publicidad.

Internet sólo ha llevado la situación a un nivel mucho más alto. Sin duda ahora lo que importa es captar la atención por encima de cualquier otra cosa, la forma importa más que el fondo. Además, internet cambió un segundo paradigma: impuso el mito de contenido libre. Un mito porque si el lector no paga no es que sea gratis: otro paga por nosotros. Hay quien lo hace para mostrar publicidad o para recibir nuestros datos.

La información nos dice algo. Una perspectiva nos enriquece. El contenido, por su parte, se define sólo en relación con un contenedor: está ahí para llenar el espacio, independientemente de su valor añadido para el lector. Y eso cambia el papel del periodista: de informador a ojeador de tendencias. Y los medios de comunicación ya no son difusores de información, sino barcos de pesca que echan un anzuelo para los anunciantes.

Hay apuestas que velan por lo que se considera periodismo con mayúsculas y se alejan del clic por el clic. Por otra parte, asistimos al nacimiento de plataformas de pretendida información en la que el medio y el periodismo ya no van de la mano.

¿Qué modelo terminará por imponerse? ¿Están dispuestos los lectores a monetizar los contenidos de calidad o sólo las avalanchas de clics a los vídeos de gatitos serán rentables?

El lector no paga por contenidos banales, pero se monetizan con la publicidad (por ahora). Tampoco lo hace por los de calidad (al menos no como los medios que los generan quisieran)… ¿Para dónde tirar entonces?

Pues depende. Dependerá del modelo de negocio de cada medio de comunicación. No hay soluciones absolutas ni únicas. Los habrá que funcionen con las suscripciones y habrá quien lo fie todo a la publicidad. El problema será redefinirse y no quedarse en un limbo en el que tratas de adaptar tu medio clásico al nuevo mercado pensando que será éste el que se adapte a ti. Eso ya no va a pasar.

, , ,


One Pingback/Trackback

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies