divulgación científica

Redes Sociales

Marca personal. El cambio de marchas para resolver la brecha digital de la comunidad científica

14 Mar , 2016  

Comparto un artículo escrito para un curso que persigue promover la divulgación científica y la actividad en redes sociales, centrado en la tarea de la comunicación de la actividad investigadora en la era de las redes sociales. Un long form en toda regla.

La comunidad investigadora se sigue enfrentando a un problema importante: mantenerse al día con las nuevas tecnologías. A menudo, la opción más fácil es no involucrarse en lugar de tener que armar una nueva forma de trabajar.

El número de aplicaciones desarrolladas en los últimos cinco años para ayudar a los investigadores a gestionar, comunicar y entregar su trabajo ha crecido rápidamente. Varias ya se han establecido entre el mundo académico y sus usuarios se pueden contar por cientos de miles, si no millones. Entre los éxitos se incluyen ResearchGate, SlideShare o Prezi.

Incluso con este creciente número de tecnología académica, la idea de usar algo como Twitter como una herramienta académica comunicativa es todavía nuevo para la mayoría de los investigadores.

Teniendo en cuenta las tecnologías sociales y de colaboración en su apariencia actual, es decir, las herramientas Web 2.0 y, más recientemente, los medios sociales y la nube, se podría pensar que la mayoría de los investigadores habrían abrazado su uso, pero la realidad es que no. No están ni siquiera cerca de la adopción generalizada en algunos campos de la investigación. Esto se debe a que están trabajando en un sistema anterior y que la mayoría sigue utilizando.

El impacto de la publicación en revistas fue tenido en cuenta a partir de 1955 y, como resultado, los investigadores centran gran parte de sus carreras basándose en publicaciones, membresías y presentaciones.

En el ámbito académico el problema ha sido a menudo la falta de interpretación: se recomienda usar Twitter, pero rara vez se dice por qué. Se anima a subir a Slideshare las presentaciones, pero no cómo incrustarlas en una entrada de blog, o peor aún, la mayoría no sabe cómo escribir un post o los beneficios que ello implica.

Todos tenemos un componente social que puede ser desarrollado. También es cierto que puede ser más o menos difícil la implantación de una estrategia Social Media dependiendo de a lo que te dediques, pero siempre que haya alguien dispuesto a comunicarse contigo por medio de estas plataformas, tu estrategia en redes sociales será viable, y he ahí la palabra clave: estrategia, sea cual sea tu campo de actuación.

El Social Media es un ámbito en el que no hay peces grandes ni pequeños y todos compiten en igualdad de condiciones y su éxito o no se basa en tener una buena estrategia de comunicación y dominar las necesidades. En ellas se puede ofrecer un valor añadido que, en la mayoría de los casos, marca la diferencia entre los casos de éxito y los más estrepitosos fracasos.

Como profesional, es importante asegurarse de que tu reputación online está a la altura y, sobre todo, libre de cualquier defecto que pudiera echar a perder una oportunidad de trabajo o incluso tu carrera.

Entre los múltiples beneficios que se pueden enumerar al construir una marca personal en internet destacan la promoción, la actualización y la creación de redes profesionales dentro del propio ámbito profesional, sin olvidar que se está en un permanente estado de formación y además es divertido.

En su esencia, una marca es un atajo o expectativa sobre lo que representa un producto o persona. Hay que pensar en los atajos que usa la mente con la gente que no conocemos bien: ¿Qué atajo tomará la gente cuando piensen en ti?

Para ello hay que revisar los puntos fuertes, ir más allá de las habilidades, y una vez ahí ser capaz de respaldarlo con resultados reales que reflejan de forma natural lo que eres. ¿Qué te hace especial? ¿Qué es lo que ofreces como raro y valioso?

Conviértete en muy, muy bueno en lo que te diferencia, tanto que no se te pueda ignorar. Hay que pensar en aumentar la experiencia a diario como si de un ejercicio se tratase. Nada de todo esto servirá si después no haces visible tu trabajo. Esto no significa reclamar el crédito indebidamente o ser cualquier cosa menos humilde. Significa centrarse en el trabajo de alto impacto que probablemente tendrá resultados visibles y merecerá la pena compartir los resultados. Habrá que ser consistente. Piensa si cada movimiento que haces refuerza tu marca o la debilita

Y no te olvides de promocionarte. ¿Cómo se debe compartir tu marca personal? Estar, en internet, obviamente. Ya sea a través de perfiles sociales y/o un sitio web personal, asegurándote de que la gente pueda encontrarlo. Permaneciendo consistente. Asegúrándote de que todos tus canales sociales utilizan la misma foto de perfil, por ejemplo, para hacer tu marca más fácilmente reconocible online. Estando atento. Utilizando Twitter, LinkedIn y otras redes sociales para compartir contenido realmente útil. Se debe reforzar lo que representas, sin ser autopromoción.

Tu marca es nada menos que tu reputación. Definirla bien, gánatela con diligencia y promuévela con buen gusto y tendrás un activo que paga dividendos durante toda la vida.

Pero, ¿por qué invertir tiempo en aprender unas herramientas cuando algunas mejores pueden aparecer a la vuelta de la esquina? La nueva ola de tecnologías para los investigadores no muestra signos de desaceleración y los problemas de tener demasiadas opciones parecerán algo trivial cuando haya varias formas en las que un científico pueda gestionar su proyecto de investigación, publicarlo y difundirlo. El problema será para los que hasta ahora han optado por no utilizar esta tecnología, ya sea por elección o por ignorancia.

A pesar de que algunas de estas tecnologías se quedan en el camino, estamos en los albores de una nueva revolución tecnológica. Para los investigadores, sacar partido de todo esto requiere un poco de esfuerzo, pero no comprometerse con estas tecnologías podría, a corto plazo, llegar a ser muy perjudicial.

, , ,


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies