appstore

Comunicación

¿Necesita mi medio una aplicación?

30 Sep , 2015  

El auge de los dispositivos móviles ha disparado el diseño e implementación de aplicaciones para móviles, fiebre a la que los medios de comunicación no han sido ajenos. Cualquier periódico, emisora de radio o televisión, o portal de noticias que se precie tiene su app en las tiendas más conocidas. Incluso aquí en eltipometro recomendamos de cuando en cuando algunas aplicaciones para periodistas.

Pero ¿necesita realmente una aplicación? A tenor de datos como los presentados por Statista, la respuesta debería ser un rotundo sí: la gente se ha alejado de los navegadores en sus teléfonos y han abrazado las aplicaciones.

usos del móvil

En los últimos dos años, el promedio de tiempo que los estadounidenses gastan en sus teléfonos inteligentes ha crecido cada día de forma espectacular, de 2 horas 38 minutos a 3 horas y 40 minutos.

Pero la cantidad de tiempo que dedican a navegar por la web se ha reducido de 32 minutos (20% del tiempo total) a 22 minutos (10%).

En otras palabras, la web móvil parece estar muriendo a medida que la gente utiliza más tiempo aplicaciones como Facebook o Twitter.

¿Asunto resuelto? Tal vez no. Mira esta otra gráfica.

cuántas aplicaciones usamos en el móvil

Los usuarios de smartphones gastamos la mitad de nuestro tiempo en nuestra aplicación favorita (¿Facebook para la mayoría de los usuarios?). El 78% del tiempo empleado usando el dispositivo se reparte entre nuestras tres aplicaciones favoritas, y la friolera de 96% entre 10 de las 95 aplicaciones instaladas de media en cada dispositivo. El resto apenas se abre.

¿Aplicación sí o aplicación no entonces?

Es evidente que hay grandes oportunidades en las pantallas de inicio para toda clase de aplicaciones. Pero cuando se trata de aplicaciones nativas para medios, tener una aplicación disponible para su descarga quizás no sea tan interesante.

Las aplicaciones móviles son una buena opción cuando se es un agregador de contenido con una amplica variedad de publicaciones (Flipboard, Longform, o Pocket por ejemplo), o cuando tienes una audiencia tan grande y publicas tantas cosas todos los días, que se puede llegar a creer que un segmento significativo de sus leales lectores va a revisar tu aplicación regularmente y se tienen los recursos para producir una aplicación que es una experiencia única (por ejemplo, The New York Times o BuzzFeed).

Fuera de estas dos categorías, ya podría haber dudas. Mientras que las aplicaciones móviles nativas pueden parecer como una forma de llegar a un nuevo público, y al mismo tiempo, con la atención adecuada o un poco de suerte se puede, sin duda, conseguir que algunas personas la descarguen, hoy en día lo que se invierte en desarrollo, producción, o promoción puede no valer la pena.

Para medios digitales basados en la suscripción, la proposición se puede volver aún peor: se pierde la información del cliente y una parte significativa de los ingresos para el propietario de la plataforma por muy poca ganancia.

Algunas publicaciones pequeñas todavía podrían valorar tener sus propias aplicaciones como una especie de hacer crecer su ego, para dar la apariencia de estar en todas las plataformas, o como una oferta adicional para sus suscriptores.

Pero la idea de que una publicación va a obtener lectores en masa a través de una aplicación nativa, o que les va a proporcionar una experiencia más valiosa que la web móvil, parece que ha pasado de ser una esperanza a una fantasía.

Créditos imagen: Fiksu

, , ,


2 Pingbacks/Trackbacks

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR