Redes Sociales

¿Podría ser así el futuro que nos ofrece la tecnología?

18 Feb , 2013  

Se ha estrenado la segunda temporada de Black Mirror. Una serie de televisión de la BBC de la que si no has oído hablar te recomiendo encarecidamente que dejes de leer y hagas por verla antes de seguir leyendo (la primera temporada se emitió en España en Cuatro y TNT y la segunda se estrenará en marzo en el canal de pago).

black_mirror

Para los que quieran saber algo más y el porqué de traerla al blog: la primera temporada consta de tres capítulos. Cada uno relacionado con un aspecto de la nueva sociedad de la información llevados más o menos al extremo, en una suerte de ácida sátira más o menos posible hoy en día.

El primero habla del poder, la apariencia y lo que se está dispuesto a hacer o no en determinadas circunstancias. El eje es la televisión y el empuje que puede llegar a tener un acontecimiento escabroso televisado. Mejor no decir más.

El segundo, tiene varias aristas. La publicidad, que si no la vemos, nos quita dinero en un mundo basado en las experiencias de nuestro avatar, donde nada es real, y donde la única manera de escapar del esfuerzo es participando en una especie de talent show que roza la crueldad.

El tercero se centra en la memoria. ¿Te instalarías un chip tras una oreja para poder grabar cada paso que das? Las consecuencias de la memoria infinita, reproducible, rebobinable lleva, como no puede ser de otra forma, a reflexionar si no estariamos mejor siendo peces desmemoriados.

Ahora regresa la segunda temporada y con su primer capítulo mantiene el nivel bien alto. Su inicio enseña un mundo con un aplicación beta con la podemos mantener el contacto con un ser querido muerto. La fórmula para recrearlo: la aplicación rastrea estados de las redes sociales y hasta los correos electrónicos que se mandaron en vida para imitar la reacciones del muerto.

Definida como una “retorcida parábola en la era del Twitter”, el tema central de la serie es la contradicción que encierra la tecnología de la que disponemos hoy en día: ¿nos hace más libres o nos convierte en esclavos del otro lado de la pantalla? Un futuro inventado, pero a la vez tan verosímil gracias a esa misma tecnología que se nos presenta a la vuelta de la esquina, que no te deja indiferente.

 

, , ,


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies