Redes Sociales

Políticos 2.0: Oportunismo versus oportunidad

18 Oct , 2011  

En noviembre de 2008 Barack Obama se convirtió en el presidente de los Estados Unidos con una campaña electoral que sentó un precedente por usar internet y las redes sociales como uno de sus ejes principales. Afirmar que el entonces candidato demócrata llegó a la Casa Blanca gracias a la redes sociales sería algo desmesurado, pero no lo es asegurar que el éxito de Obama y el de su equipo de campaña se basó de lleno en el estudio exhaustivo de sus votantes. En especial fue capaz de identificar a un nuevo segmento de población que es políticamente activo, crítico y que tiene su base de operaciones en internet .
chapas redes sociales
La comunicación online y las nuevas tecnologías no son más que una parte de la estrategia de comunicación global de una campaña electoral, pero con cada plebiscito que se afronta se nota que cada vez son una parte más importante y decisiva en el resultado final.
En general, y según recientes estudios, los políticos valoran las redes sociales y quieren tener presencia en ellas. Las consideran como un instrumento para llegar a la población. Saben que un futuro no muy lejano, sino ya en la actualidad, jugarán un papel importante en la relación con el ciudadano y a la postre en las elecciones, pero aún mantienen cierto escepticismo y distancia.
Hace ahora dos años, tan solo 14 de los 109 diputados que componen el Parlamento andaluz tenía una presencia activa en internet, bien a través de blogs personales, actualizados con mayor o menor frecuencia, o bien con perfiles en redes sociales ampliamente extendidas como Facebook o Twitter.
tabla valoracíon politicos redes sociales
De ese panorama hemos pasado a otro bien distinto. Los perfiles políticos en redes sociales han crecido de manera exponencial. Hoy en día, el propio presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, gestiona en la medida de sus posibilidades, tal y como él mismo reconoció en el último Congreso Andaluz de Periodismo Digital, su presencia en Twitter.
Sin embargo, el creciente interés de los representantes públicos por todo lo que tenga que ver con la comunicación 2.0 no siempre va de la mano de una buena praxis. Es más, abundan los políticos que aparecen y desaparecen con las convocatorias electorales, después de haber inundado sus canales de comunicación directa con la ciudadanía de soflamas electoralistas y mensajes unidireccionales infravalorando el poder de estos nuevos canales de comunicación.
En el polo opuesto aparecen los auténticos ‘conversos’ del 2.0. Presidentes, ministros, parlamentarios, consejeros, alcaldes y concejales que han captado la utilidad y el valor de las redes sociales y que cuentan ya con un buen número de seguidores, fieles, y dispuestos a apoyar cualquier movimiento mediático en el mundo 2.0. de estos personajes públicos .
ilustración ogov
Según numerosos expertos, el buen uso por parte de los políticos de manera personal de las herramientas de comunicación sociales desemboca irremediablemente en la adaptación de las mismas por parte de las administraciones públicas a las que representan, y con ello, a la modificación del actual sistema democrático. Es uno de los pilares del Gobierno Abierto. O lo que es lo mismo, según César Calderón, Socio-Director de Autoritas Consulting, el establecimiento de mecanismos para la transparencia de los gobiernos así como de espacios permanentes de colaboración y participación de los ciudadanos más allá del ejercicio de derecho de sufragio cada cuatro años.
El Gobierno Abierto u “Open Government” es una nueva forma de comunicación permanente y transparente entre administraciones y ciudadanía. Su principal característica es que es bidireccional, puesto que pretende abrir canales de participación real y efectiva en las labores de decisión y control de la administración.
Esta nueva manera de hacer política es el paso adelante que reclaman las herramientas de comunicación sociales. Una forma de colaborar, participar y hacer transparente la política que pasa por la utilización de las redes sociales, la apertura de los datos públicos y su posterior uso para desarrollar aplicaciones útiles para el ciudadano, las empresas y las propias administraciones públicas.
Son varias las comunidades autónomas que ya se encuentran desarrollando este tipo de políticas abiertas como resultado de esa previa implicación de sus mandatarios en el internet social. Así, Andalucía anunció durante la celebración del Día W3C en Zaragoza su intención de crear un portal Open Data andaluz. Iniciativa que a finales de este año pretende ser una realidad.
Inmersos ya casi en una nueva campaña electoral que dirimirá el nombre del nuevo presidente del Gobierno, las redes sociales han vuelto a entrar en ebullición en las agendas de los equipos de comunicación de los principales líderes políticos. Lo que aún no está claro es si tras el 20N se hablará de oportunismo político o de aprovechar la oportunidad.
(Este artículo se publicó originalmente en el suplemento especial sobre Redes Sociales de Cibersur)

,


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR